Conoce Alicante

Alicante es una ciudad con más de 2.000 años de historia. La ciudad remonta su origen al siglo IV a.C. con el pueblo ibero. Un lugar siempre codiciado por las distintas civilizaciones que han poblado el Mediterráneo. Akra-Leuka (griegos), Lucentum (romanos), Ali-qant (árabes)… son algunos nombres dados a la ciudad a lo largo de la Historia. En 1.246 Alfonso X " El Sabio " conquista la ciudad para la Corona de Castilla, y en 1.296 Jaime II la incorpora al Reino de Aragón.

En 1.490 Fernando El Católico otorga a Alicante el título de “Ciudad".

Alicante conserva vestigios de cada periodo histórico. En el siglo XIX con la llegada del ferrocarril y su conexión con el centro peninsular, se convirtió en una importante ciudad mercantil, confiriéndole un aire cosmopolita que aún conserva gracias a su aeropuerto internacional.

Su excepcional localización entre la montaña y el mar proporciona a Alicante una belleza singular y un clima privilegiado.

Como dice el poeta Juan Gil-Albert: “Alicante mira ininterrumpidamente hacia el Mediterráneo“. Sus majestuosas palmeras, su cristalino mar azul, sus playas de arena blanca, sus castillos, sus iglesias, sus parques y jardines, su moderno puerto, sus zonas comerciales, la simpatía de sus gentes, sus 2.730 horas de sol al año y una temperatura media de 18° C. hacen de Alicante la eterna casa de la primavera.

Uno de los grandes atractivos turísticos de Alicante son sus famosas playas, con un reconocido prestigio internacional y así lo revalida la Unión Europea al distinguirlas cada año con Banderas Azules por su calidad y limpieza.

Dependiendo del periodo en que esté entre nosotros se enamorará de Alicante en cualquiera de sus fiestas.

Desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre son varias las propuestas que el calendario festivo le ofrece; pero destaca entre todas, las Fiestas de Hogueras de San Juan del 20 al 24 de junio, declaradas de interés turístico internacional, es cuando Alicante estalla en una explosión de color, música, alegría y fuego.

La “fiesta" forma parte ineludible de la forma de ser de la gente de este rincón paradisíaco del Mediterráneo.

No sólo Alicante, sino toda la Costa Blanca, ofrece una gran variedad de oportunidades. Descubra las delicias de Benidorm y su excitante vida nocturna; disfrute las magníficas playas y cuevas desde Denia hasta Pilar de la Horadada. Visite Orihuela y Elche para ver los excepcionales monumentos góticos, renacentistas y barrocos de nuestra zona. Pasee por el único bosque europeo de palmeras en Elche o a través del precioso parque natural de la Font Roja, en Alcoy o por el Peñón de Ifach en Calpe. Haga trekking en la sierra de Bernia.

Descubra castillos medievales, el buen vino de nuestra tierra, escuche las nostálgicas “habaneras"…